El Inbound Marketing  es una técnica que logra que el público objetivo de tu marca  llegue a ella de forma orgánica, logrando resultados a corto, mediano y largo plazo. ¡En este post te contamos todo sobre él!

¿Estás pensando en renovar la estrategia de Marketing Digital de tu empresa? ¿Quieres hacer crecer tu proyecto y hacer rendir más tu inversión? En los últimos años, las formas de comprar cambiaron rotundamente, así como la manera en que los usuarios conocen e interactúan con las marcas. Las técnicas basadas en perseguir a los usuarios con publicidad invasiva son cada vez menos efectivas, en comparación a otras que colocan a sus usuarios en un rol más activo, buscan hacer que consuman sus contenidos y sus productos y la incorporen a sus vidas. En este post, desde Teipe Digital te contaremos todo sobre el Inbound Marketing, una estrategia efectiva y novedosa que hará crecer tu proyecto y posicionará a tu empresa por sobre su competencia.

1.jpg


¿Qué es el Inbound Marketing?

El Inbound marketing es una estrategia basada en atraer clientes, ofreciéndoles contenidos útiles y agregando valor en cada una de las etapas que recorre el usuario hasta el momento de efectuar la compra de un producto o servicio. A diferencia del marketing tradicional, el inbound crea contenidos diseñados para abordar los problemas y las necesidades de los potenciales clientes, generando confianza y credibilidad en tu empresa. Por ello, no es necesario perseguir a tu audiencia con publicidad que puede llegar a resultar molesta.

Esta técnica no invasiva tiene como objetivo que tus potenciales clientes encuentren tu marca a través de distintos canales, como blogs, redes sociales, tutoriales o en motores de búsqueda.

Etapas del Inbound Marketing

Como explicábamos anteriormente, el Inbound Marketing es una metodología de trabajo basada en cuatro fases, orientadas en satisfacer las necesidades del usuario en las diferentes instancias de la relación con nuestra marca. No buscamos  únicamente vender un producto: queremos fidelizar a nuestros usuarios, haciendo que tengan una buena experiencia más allá del producto que adquieran. De esta forma, incrementamos las chances de que vuelvan a elegirnos y puedan satisfacer cada vez más necesidades con nuestra marca. Para ello, cuanto más los conozcamos, mucho más adecuada y certera será nuestra estrategia.

2.jpg


A continuación, te contamos más sobre las cuatro etapas del Inbound Marketing:

1. Atraer

Una vez que tenemos una cuenta o un sitio creado, llega el momento de hacer que los usuarios lo vean e interactúen con él. Para ello, debemos poner en marcha toda nuestra creatividad y recursos: generar contenidos de valor, hacer uso de técnicas SEO, de nuestras redes sociales, videos de YouTube, TIK TOK, etc. La clave para conseguir buenos resultados e incrementar las conversiones de nuestra marca está en hacerlo con una buena planificación.

3.jpg


¡Pero no alcanza con tener un volumen alto de tráfico! La idea es llegar a usuarios de calidad, relevantes para tu marca. Para poner un ejemplo sencillo, supongamos que tenemos un gimnasio en Madrid y queremos conseguir que más personas asistan a nuestro establecimiento. De poco servirá que el 50% de los visitantes de nuestro blog o nuestro sitio web vivan en México ¡ya que nunca podrán utilizar nuestras instalaciones y no podremos concretar nuestro objetivo!

A través del Inbound Marketing, creando contenidos relevantes en el momento adecuado, nos centramos en atraer a quienes tienen más probabilidades de convertirse en posibles compradores y, finalmente, en clientes felices.

2. Convertir

Una vez que tu web comience a recibir visitas, empieza una etapa aún más interesante: la de convertir a tu audiencia en posibles compradores. Para ello, puedes elegir entre un gran abanico de opciones la alternativa que creas más adecuada para mantener una conversación con ellos; mediante mensajes, formularios, newsletters, webinars, etc.

En este momento, la segmentación es clave. De esta forma, podrás proporcionarle a cada uno de tus usuarios la información más adecuada y llevarlo lentamente a adquirir tu producto.

¿Da igual cualquier estrategia? ¡Claro que no! Para poner ejemplificar: es verdad que el e-mail marketing es muy efectivo… ¡siempre y cuando no hablemos de los centennials, que prácticamente no tienen o no utilizan sus correos! Así que, piensa bien cuáles son los usos y costumbres de tu audiencia. ¡Si no echarás cientos y cientos a la basura!

3. Cerrar

¿Ya tienes una buena base de datos? ¡Muy bien! Ahora llega el momento de hacer que toda la tecnología juegue a tu favor. Integra tus registros con un CRM o con una herramienta de automatización y lead nurturing. Así crearás un flujo de contenidos automatizado y adaptado al ciclo de compra de tu audiencia. A través del lead scoring podrás determinar el momento adecuado para convertirlo en cliente ¡y lograr tu objetivo!

4.jpg

4. Deleitar

Un error muy frecuente y letal para muchas marcas es que, una vez hecha la compra, descuidan a sus clientes y les brindan un servicio de post-venta insatisfactorio. ¡Grave error!

Una buena experiencia antes y después de la compra es fundamental para fidelizar a tus usuarios. En esta etapa debes mantener feliz a tu cliente, contestar sus inquietudes, ofrecerle información relevante y útil. De esta forma, harás que una compra se convierta en una recomendación, creando un círculo virtuoso para tu marca.

Coordina tus procesos

Para finalizar, ten presente que para conseguir ventas a través del inbound marketing, una estrategia creativa y coordinada es fundamental. En Teipe tenemos todo lo que tu marca necesita para optimizar sus procesos y mejorar su rendimiento. ¡Contáctanos y comienza a crecer hoy!

 

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: